Por Eduardo Tormo

Vuelta de vacaciones. Inicio de actividad. Todavía calentando motores. Tengo oportunidad directa e indirecta de contactar con diversas empresas. La misma problemática: contratos firmados sin poder materializarse por falta de financiación. Decisión de retrasar todas las actividades promocionales, congelar presupuestos y pesadumbre por la situación. ¿Qué va a pasar en el SIF?.

Mi respuesta: sólo generando más comunicación existirán más oportunidades de tener contactos cualificados. Sólo filtrando y siendo mucho más selectivo en la etapa inicial optimizaremos nuestro tiempo. Sin miedo a preguntar al candidato por su capacidad de inversión y sus referencias personales ganaremos un tiempo precioso. Sólo disponiendo de los recursos adecuados es posible conseguir lo proyectado y en cualquier caso el coste de generación es muy inferior al riesgo de no lograr materializar resultados.

Mi experiencia: las empresas que hoy están abriendo son las que más invierten. La consecuencia lógica es que al gestionar un mayor número de candidatos, filtrar y seleccionar adecuadamente consiguen mayores capacidades de respuesta cualificada. O sea, dicho de otra forma, todo lo contrario a restringir nuestras actividades. Es cierto que las aperturas son cada vez más laboriosas y que no existe alegría en este ni en ningún otro sector de actividad, pero también es cierto que hay unas empresas que están logrando resultados en detrimento de otras que no los consiguen.

Y si con los candidatos que tenemos existen escasas posibilidades de financiación, a mayor número de candidatos, mayores posibilidades.