Por Eduardo Tormo

titulares

¿Qué va a pasar?, ¿Cómo se inicia septiembre? y ¿Qué sucederá en el último trimestre del año? A todo nuestro equipo, desde la posición que ocupa nuestra empresa, se le reiteran estas o parecidas preguntas cada día.

Realmente la respuesta no la sé, ni sinceramente creo que la sepa nadie. No obstante, quien siga este blog de forma habitual conoce mi punto de vista al respecto en el que no me repetiré.

Lo que si he creído oportuno es analizar y exponer diferentes variables generales con los datos existentes y compararlos entre sí. He elegido con nuestro equipo de consultoría aquellos que hemos considerado más significativos, podemos añadir más, pero creo que los expuestos son suficientes.

En definitiva se ha comparado el comportamiento del primer semestre del ejercicio 2009, con idéntico periodo en el ejercicio 2010 en diferentes ámbitos de la economía.

Este es el resultado:

Ventas de Vivienda

– Año 2009 (1er semestre): 224.641 transacciones
– Año 2010 (1er semestre): 256.606 transacciones
– Variación interanual (términos absolutos): + 31.965 transacciones / +14,23%

Ventas de Automóviles

– Año 2009 (1er semestre): 576.325 matriculaciones de vehículos
– Año 2010 (1er semestre): 775.443 matriculaciones de vehículos
– Variación interanual (términos absolutos): + 199.118 matriculaciones / +34,55%

Nota: Se espera una importante caida en el semestre ante la subida del IVA y la finalización del Plan 2000E.

Evolución de consumo

– Año 2009 (1er semestre): – 5.5%
– Año 2010 (1er semestre): + 0.05%

Evolución de las exportaciones

– Año 2009 (1er semestre): – 16.7%
– Año 2010 (1er semestre): + 7.9%

Prestamos Bancarios

– Año 2009 (hasta cierre de Mayo): 833.179 millones de euros
– Año 2010 (hasta cierre de Mayo): 833.929 millones de euros
– Variación interanual (términos relativos): + 0.09%

Evolución del Empleo

– Año 2009 (1er semestre): – 6.8%
– Año 2010 (1er semestre): – 3.1%

Aunque la tasa de paro sigue incrementándose, disminuye la tendencia.

Creación de Empresas

– Año 2009 (1er semestre): 42.419 empresas
– Año 2010 (1er semestre): 44.858 empresas
– Variación interanual (términos absolutos): + 2.439 empresas / +5,75%

Si bien es cierto que no solo se mantiene, sino que se incrementa el número de creación de nuevas empresas, también es cierto que se incrementa en un 9,87% la disolución de las mismas. Lo importante a considerar es en lo que nos conviene la capacidad de emprendimiento.

Todos los datos analizados son positivos. Unos más que otros. Es cierto que los dos principales como son los Préstamos Bancarios y el Empleo no son los deseables, pero también es cierto que los primeros se mantienen y parecen iniciar una moderada curva ascendente, mientras que el segundo tiende a estabilizarse.

No obstante, no es mi objetivo analizar ninguna de las variables expuestas. Lo que sí es planteable es el hecho de que iniciamos, aunque sea muy levemente, un camino ascendente y propicio cada vez más a las empresas y los negocios y donde el empleo todavía no acompañará..

Y en este contexto ¿que ha ocurrido en el mismo periodo en el sistema de franquicia?

Número Redes de Franquicia

– Año 2008: 968 redes
– Año 2009: 1.019 redes
– Variación interanual (términos absolutos): + 51 redes / +5,26%

Número Unidades en Franquicia

– Año 2009: 65.026 unidades
– Año 2010 (primer semestre):  65.512 unidades
– *Previsión crecimiento interanual (términos absolutos): 900 unidades/ +1,4 %

He omitido intencionadamente los datos de Facturación, Inversión y Empleo que han sido negativos durante este periodo, porque lo realmente sustancial y lo que pretendo analizar no son los mismos. Mi intención es destacar la capacidad de emprendimiento y la continua creación de nuevas empresas en el periodo.

A la vista del conjunto de datos presentados de forma desordenada cada cual puede extraer sus propias conclusiones. Soy de los que pienso que a no todas las empresas les va a sonreír por igual. También creo que depende de cada uno de nosotros lo que nos ocurra en cierta medida y que al margen de la macroeconomía no disponemos de tiempo para esperar nuevos ciclos. Uno de los aspectos importantes a considerar es la profesionalización creciente de las empresas y su creencia en sí mismas. Ello exige inversiones internas continuas y mejora permanente. Sin capacitación no hay competitividad y de nada valen las huidas hacia delante. Aplicado a las redes de franquicia de poco vale un gran esfuerzo en expansión, si no presentamos a la vez solidez interna. De no ser asi, por muchos candidatos que se consigan, pocos contratos se firmarán, y escasamente rentables serán aquellos que se logren, aunque esta reflexión la dejo para otra ocasión.

En definitiva, mi intención en este escrito ha sido salir del día a día en que estamos todos inmersos y observar las cosas desde otra perspectiva.