A primera vista puede parecer un titular demasiado básico y poco convincente. Sobre todo para todos aquellos que de una u otra forma estamos cerca de este sistema de hacer negocios. También en otras ocasiones se complica excesivamente lo que en realidad no es, ni debería, ser complejo. Lo cierto es que el verano es una época propicia para la reflexión e inmerso en la misma me ha asaltado este pensamiento.

Pero ¿qué es la franquicia? Expresado de una forma clara y concreta la franquicia es una fórmula de crecimiento empresarial y nada más. La franquicia es una de las opciones, entre otras, que permiten crecer empresarialmente a las empresas. Y lo que hace falta para poder franquiciar es la voluntad, el deseo y la necesidad de querer crecer como empresa. Nada más por mucho que queramos expresar y en demasiadas ocasiones nos compliquemos.

Son demasiadas las ocasiones en que se confunden los requisitos de la franquicia -que deben cumplirse- con un todo y en función de los mismos se supone el éxito. Lo cierto es que los requisitos de la franquicia no son más que eso: requisitos. Y como tales son una exigencia que debe cumplirse, pero que no es garantía de nada.

¿De qué nos sirve un negocio exitoso si no somos capaces de planificar nuestro crecimiento empresarial?  ¿De qué nos sirve un programa de franquicia si este no nos indica cómo crecer? ¿Podemos plantearnos múltiples ingresos cuando no estamos dispuestos a invertir para ello?

Porque lo cierto es que un programa de franquicia es mucho más que unos manuales y desde luego lo que no es un programa de franquicia es la contratación de intermediarios que nos aseguren un determinado número de aperturas con unas referencias que por mucho que nos aseguren no disponen.

Vuelvo al origen. La franquicia está necesitada de empresarios con vocación de crecer. Empresarios entregados a su negocio, que aporten un valor diferencial, que estén triunfando en sus empresas, que estén dispuestos a darlo todo y que no pongan reparos en su proyección. En muchas ocasiones los mejores no son aquellos que más recursos tienen como expresaba Fred de Luca, fundador de Subway (empresa con más de 39.000 locales en 102 países): “La necesidad es lo que hace que las empresas franquiciadoras como la mía hayan tenido que crecer. La falta de recursos libera la imaginación de los emprendedores”.

En los tiempos en que estamos necesitamos modelos de negocio adaptados a los tiempos actuales, impulsados por verdaderos emprendedores, capaces de facilitar empleo para terceros en condiciones ventajosas y lejos de todo tipo de especulación.

Empresarios que sepan que ellos son los auténticos protagonistas de este sistema, los que con su empuje van a impulsarlo y capaces de rodearse de los mejores para lograrlo.