Por Mario Rubio

Hace unos días, en una de nuestras tiendas, asistí a un taller literario sobre el origen del universo, en las que un amigo, ponente de la charla, decía “somos polvo de estrellas”. Después de escucharle me quede pensando que siempre había creído que no tenía nada en común con estrellas como David Beckam o David Bisbal.

Reflexioné y concluí en la buena idea que nos mostraba esa frase para aumentar la autoestima de todos nosotros y que supondría retomar con ánimo todos los proyectos arrinconados por miedo o por la incertidumbre económica.

¡Qué buen mensaje! En lugar de escuchar repetitivamente que nuestra economía depende del rescate griego o de los alemanes,… y cada mañana soñar que llego al despacho y que me encontraré a ese griego o alemán sentados en mi mesa, realizando mi trabajo diario, “tirando del carro” por mí, esta realidad me desengaña confirmando que las llaves de nuestro futuro pasa por nuestro trabajo y esfuerzo diario.

Necesitamos que el próximo gobierno que salga de las elecciones generales haga creer a la sociedad en sus capacidades para superar esta crisis, un mensaje que nos recuerde que somos polvo de estrellas y que somos capaces de lo mejor.

Ojalá sea un gobierno cercano a la sociedad, que la entienda y escuche y no le pase como al del chiste del malagueño y el turista inglés:

-Please to Antequera?
-Ante arbañí, ahora toy en paro y cojo caracoles.