Hoy han sido presentados por la AEF los datos de la franquicia al cierre del ejercicio 2013. Idénticos datos fueron presentados a inicios de febrero por Tormo Franquicias Consulting en su –Informe de la Franquicia 2014.

Lo más significativo a primera vista es la disparidad de las cifras y sobre todo la divergencia de criterios, por no citar otros informes presentados también a lo largo del año por diversas empresas.

En cualquier caso, estos son los datos comparados: 

Dibujo

 ¿A qué se debe tal divergencia?

Aunque los datos pueden ser tan amplios como decidamos, todo analista es conocedor de la influencia que sobre estos tiene el censo de empresas franquiciadoras.

Tan solo este dato condiciona en uno u otro sentido cualquier informe sobre el sistema de franquicia. A mayor número de enseñas franquiciadoras censadas, es evidente que se incrementa el número de unidades, la facturación, la inversión y también en principio el empleo y por el contrario si este es menor, pues a la inversa.

Lo realmente significativo es que el número de enseñas que presenta la AEF (1087) frente a las de Tormo (931), hace que los datos no sean homogéneos.

Los requisitos de la AEF, a falta de un mayor análisis, se basan principalmente en el Registro de Franquiciadores. Por su parte, Tormo Franquicias Consulting, viene estableciendo unas pautas continuadas de revisión a lo largo del tiempo, donde solo tienen cabida aquellas empresas que cumplen unos determinados requisitos mínimos.

Nuestra pregunta inmediata es ¿las 1.087 empresas censadas en el Informe por parte de la AEF cumplen con los requisitos mínimos inherentes al sistema de franquicia?, entre ellos, el cumplimiento del Código Deontológico Europeo de la Franquicia y unas determinadas normas propias de este sistema ya descritas en este mismo blog en Regenerar el sistema de franquicia.

Evidentemente no. Es muy difícil, verdaderamente imposible que la Asociación Española de Franquiciadores pueda demostrar que las 1.087 empresas que censa como tales, cumplan con los requisitos para poder franquiciar. La AEF ha tenido en cuenta principalmente a aquellas empresas inscritas en el Registro de Franquiciadores, siendo por todos conocido que la inscripción en el mismo no es ninguna garantía en el sistema de franquicia y que este presenta a fecha de hoy importantes irregularidades. Y este aspecto que sería admisible en cualquier empresa desconocedora del sistema, no puede ser admitido por una Asociación que debe ser garante del cumplimiento de los requisitos establecidos en el sistema de franquicia.

Para finalizar, y como expresa Bárbara Humar: “Más ética significa más negocio. El sector y sus participantes deben excluir a aquellas empresas que no están debidamente preparadas para franquiciar o que no lo hacen con la ética necesaria”.

En todos los países de nuestro entorno, franquiciar es sinónimo de confianza. Francia, Reino Unido, Alemania,… En México se está apoyando desde sus diferentes organismos a mejorar las redes de franquicia, Perú acompaña sus marcas en sus procesos de internacionalización, Brasil tiene unas empresas potentes donde las haya, y en nuestro país …

Puedes descargarte el Informe de la Franquicia 2014, la Infografía y el comunicado de prensa.