Por Eduardo A. Tormo

Sigo tomando prestado de Tom Peters, tal y como anticipaba, los secretos que enumera para superar los convulsos tiempos actuales.

La recesión 46. Cuarenta y seis “secretos “y “estrategias” para manejar los desesperantes eventos del 2009+++

  1. Llegar pronto al trabajo.

  2. Salir tarde del trabajo.

  3. Trabajar más.

  4. En el caso de ganar menos, adaptarse a las circunstancias con una sonrisa… aunque se esté muriendo por dentro.

  5. Ofrecerse como voluntario.

  6. Sacar fuerzas de donde sea, y estar siempre de buen humor en el trabajo.

  7. Fingir si flaquea.

  8. Practicar, literalmente, su cara amable en el espejo todas las mañanas, y en el retrete a mediodía.

  9. Redefinir el concepto y la práctica de la “gestión visible”.

  10. Cuidarse más que nunca y animar a los demás a que hagan lo mismo: el bienestar físico tiene un efecto positivo en el bienestar mental y en la respuesta al estrés.

  11. Evitar mojarse cuando llueve mierda: comprarse un paraguas o un chubasquero usado en eBay.

  12. Olvidar los “buenos tiempos”: la nostalgia es mala consejera. (Y aburrida.)

  13. Animarse uno mismo, diciendo que “todo pasa”, pero saber que no será mañana; enfocar su energía en hacer lo mejor que puede con lo que tiene: el carácter se forja ante la adversidad.

  14. Hacer todas las llamadas que pueda y más, mantenerse en contacto con todo el mundo y que todos lo tengan presente.

  15. Inventar lo que sea, cuanto más raro mejor, para salir de la rutina: los cambios previenen la desesperación y traen nuevas perspectivas.

  16. Evitar cualquier tipo de exceso personal.

  17. Simplificar.

  18. Trabajar como nunca los detalles.

  19. Trabajar como nunca los detalles.

  20. Trabajar como nunca los detalles.

  21. Levantar la mirada y mantener –a cualquier coste- el estándar de Excelencia por el que usted se evalúa a sí mismo.

  22. Reaccionar inmediatamente ante el más mínimo fallo.

  23. Procurar estar siempre con gente joven y mantenerlos cerca: no suelen ver las cosas tan mal. (La ingenuidad puede ser una bendición)

  24. Aprender nuevos trucos del sector.

  25. Compartir sus trucos personales con los demás: la formación es más importante que nunca.

  26. Aprovechar para mejorar sus habilidades en Internet- Web2.0- Twitter – Facebook – “cloud”.

  27. Decirse todos los días que esto no es algo que hay que pasar”, sino que es el examen final de competencia, carácter y liderazgo, aún cuando uno sea jefe. (Es frecuente dar pasos gigantes en tiempos difíciles)

  28. Maximizar su red de contactos.

  29. Maximizar sus contactos dentro de la empresa: conocer mejor a los que hacen “el trabajo de verdad”, son indispensables para hacer las cosas bien, rápido y sin problemas.

  30. Maximizar sus contactos externos: conocer a los que están fuera haciendo el trabajo comercial. (Serán sus mejores aliados y seguidores.)

  31. Agradecer lo bueno mil veces: tragarse lo malo.

  32. Ser amable, pero no esconder la verdad ni adornarla: las personas son más resilientes de lo que uno cree, lo que realmente mina el ánimo son los rumores.

  33. Festejar los pequeños triunfos como si del Mundial se tratase, y felicitar y elogiar a los protagonistas como campeones del mundo que son.

  34. Ser buen perdedor (ignore lo que siente por dentro) y volver a empezar en seguida.

  35. Evitar en lo posible a las personas negativas: la polución es mortal.

  36. Si no puede alejar a los pesimistas, recuérdeles la ley antidisturbios. (En crisis la desesperación es el “arma de destrucción masiva por excelencia”.)

  37. Dé un nuevo significado al término amabilidad.

  38. No recorte el presupuesto de flores. “los colores alegres” hacen maravillas.

  39. Esfuércese al máximo por ponerse en el lugar del cliente. (especialmente cuando el sitio está sucio.)

  40. No perder la educación: saber que el estrés hace que los demás la pierdan.

  41. Ser amable con todos.

  42. Los zapatos, con brillo.

  43. No existe la culpa en el trabajo.

  44. Amonestar firmemente los “politiqueos internos”.

  45. Ser un ejemplo de responsabilidad.

  46. Y después de todo eso, rece.