Sí. Pero en ningún caso es la franquicia la solución al desempleo. Cierto es que todo ayuda y la franquicia es capaz por sí misma de generar directa e indirectamente un alto número de empleos y sobretodo de oportunidades empresariales.

Pero lo primero que hay que considerar es que ser franquiciado o franquiciador y crear una empresa es válido sólo para algunas personas. Pero no lo es para todos. No todo el mundo tiene la idea, las capacidades o el acceso a los recursos necesarios. O no los tiene en estos momentos. Es necesario recordar que crear una empresa, aunque sea bajo el paraguas de la franquicia, es algo complejo y no al alcance de todos.

Ser franquiciado es ser empresario asumiendo menores riesgos, pero en definitiva, es ser empresario con todo lo que ello comporta y en definitiva exige asumir riesgo empresarial y unas determinadas condiciones.

Y además, la razón de ser de toda iniciativa empresarial es ante todo generar riqueza por parte del empresario. Y, cuando una persona valora la decisión de crear una franquicia, lo hace con el objetivo de generar riqueza y no sólo para construir un lugar de trabajo que lo saque del desempleo. Porque una situación de desempleo puede ser el impulso para que una persona decida poner en marcha una franquicia. Pero las franquicias no son la solución al problema de desempleo que estamos viviendo.

Y expongo esto en estos momentos en que más de uno intenta apropiarse de un eslogan que ya fue creado hace año y medio: “La franquicia crea empleo”, generó su propia web; lafranquiciacreaempleo.com y su propio Facebook. Liderada por un amplio número de empresas (más de 70) y una campaña mediática que le daba soporte, fue iniciada con un único objetivo: conseguir que las Administraciones Públicas tomaran conciencia del sector y facilitaran la creación de una serie de medidas que favorecieran la creación de franquicias. Ello hubiera permitido doblar el número de empresas y empleos generados por la franquicia. Desafortunadamente, no tuvo eco suficiente en nuestras administraciones y quienes más tenían que haberlo respaldado desde dentro del sector no lo hicieron. Nadie en aquellos momentos se arrogó ningún protagonismo, ni personalizó este mensaje.

El informe que acompañó la presentación de la campaña “lafranquiciacreaempleo” expresaba:

-El sistema de franquicia crea empresas, crea empleo y crea riqueza año tras año desde su implantación en nuestro país.  Son más de 3.000 nuevos empresarios cada año y más de 20.000 nuevos empleos anuales los que aporta el sistema de franquicia. Actualmente, cerca de 400.000 personas trabajan en las múltiples empresas franquiciadoras presentes en todos los sectores de actividad generando ingresos superiores a los 20.000 millones de euros. Y cada año son más-.

Fue una campaña ampliamente difundida, que llego a muchos y como ya he expresado contó con el respaldo de más de 70 empresas que ayudaron a amplificarla cada una en su medida.

Hoy observo con estupor como por parte de más de uno se trata de crear un simple eslogan personalizado en torno a la figura de cada cual, sin ir más allá y tratando de beneficiarse de lo que fue el esfuerzo de muchos.

No se nos puede llenar la boca al expresar -la franquicia crea empleo- sin haber contribuido en nada a ello. Y mucho menos expresarlo alegremente como se hace y lo que es peor, totalmente vacío de contenido.

Porque un mensaje vacío de contenido es erróneo y es además ineficaz y engañoso. Una empresa puede tener éxito o no. Y el empresario debe conocerlo y asumirlo previamente. Si triunfa, logrará su objetivo y su cometido. Si no lo hace, deberá volver a intentarlo o encontrar otras alternativas. Para ello hace falta talento, medios y la fortaleza necesaria.

Porque la franquicia no es la panacea ni la solución a los problemas que tenemos como país. La franquicia no es para los parados (salvo excepciones). Tampoco es el destino de las indemnizaciones que en muchos casos va a ser el único capital disponible durante un largo periodo de tiempo. Ni es el refugio de los desempleados mayores de 40 años.

La franquicia es una opción empresarial que presenta múltiples ventajas y encaja con un amplio número de perfiles. Es también una opción de autoempleo. Pero debe ser entendida en su justa medida. No podemos hacer empresarios, ni convencerlos de que lo sean, a aquellos que no tienen las condiciones necesarias para ello.

Y sí, la franquicia crea empleo en la medida en que crea empresas gestionadas por empresarios.