Hoy hemos presentado el Informe de Situación de la Franquicia en España (podéis descargarlo en PDF aquí) referente al cierre del ejercicio 2009 donde se adelantan las principales tendencias para este ejercicio 2010. Los datos son los que son, y en el contexto actual es evidente que no son los mejores. En términos generales, y por no entrar en detalles concretos, se refleja un descenso importante en el número de unidades operativas provocado por cerca de 8.000 cierres que influyen negativamente en los datos finales que afectan a la facturación, inversión y empleo.

Pero lo más importante y significativo, y donde debemos prestar atención, no es tanto a los datos generales que son consecuencia de múltiples factores donde inciden diversas causas que sería extenso enumerar en este espacio, como sí a la parte positiva que debemos extraer de los mismos y que muestra el lado más vital de la franquicia.

Esta vitalidad se muestra en dos frentes: el primero de ellos es la creación a lo largo de este ejercicio de 124 nuevas redes de franquicia al igual que en los mejores momentos de este sistema. En ningún caso ha decrecido la incorporación de las mismas y todo apunta a que su número se incrementara todavía más en 2010. Es más, estamos en un proceso donde muchos de los líderes de hoy no lo serán mañana. Los nuevos operadores que están iniciándose en el mercado lo hacen en muchas ocasiones con un nuevo enfoque, con la ordenación y planificación adecuada y, en consecuencia, consiguen transmitir desde los inicios empresas innovadoras y sólidas al emprendedor e inversor en un entorno de menor concurrencia que en el pasado, pese al número creciente de empresas presentes. La oportunidad que se está brindando en estos momentos a muchas empresas es mucho mayor de lo que puede parecer.

El segundo aspecto que debemos observar es la creación en 2009 de cerca de 4,000 nuevas unidades incorporadas al sistema. Con independencia de que el número de cierres haya sido superior en este periodo no debemos dejar de apreciar en momentos complicados como los vividos la creación de un alto número de nuevas unidades. Y lo que es todavía más importante: este número hubiera sido muy superior si no se hubiera visto afectado por el sistema financiero.

La franquicia pese a que este año ha cerrado con números negativos presenta un balance de vitalidad, de emprendimiento y de que estan pasando cosas positivas en la misma. Estoy convencido y lo he mencionado en repetidas ocasiones de que el sistema en su conjunto se anticipará a la economía.

En cualquier caso, y volviendo al inicio, aunque los datos de este ejercicio son los que son, la vitalidad de este sistema es lo que prevalece y seguirá manteniéndose en el futuro.

Descargar en PDF el Informe de Situación de la Franquicia en España