Por Josan García

La lectura del artículo Hiring & Managing Franchise employees, publicado en AllBussines me devuelve a este interesante tema del reclutamiento del personal de central en Franquicia. Lo cierto es que es algo con lo que me encuentro en mi trabajo diario muchas veces. Seguramente demasiadas.

El problema reside en un cierto olvido a la hora de seleccionar personal de lo importante que es de que los trabajadores de una central sepan lo que es franquicia. En un franquicia en estado emergente la propia carestía de recursos característica de ese estado hace que el propio fundador de la cadena sea el que transmite,  esa es exactamente la labor de un Franquiciador, motivar, aunar, conjuntar, liderar en definitiva la red ,hacia un objetivo común, para lo cual debe conseguir que los franquiciados se sientan red, se sientan enseña, sientan el “nosotros” como un todo uno. Obviamente cuando la franquicia crece, las personas de central que están “dando servicio al franquiciado” (porque Franquicia es dar servicio a cambio de royalties), deben ser neurotransmisores de esa corriente y para ello deben entenderla, tan simple como eso.

Sin embargo la otra cara de la moneda es más complicada de lo que parece, porque cuando esa cultura de servicio al franquiciado no se encuentra en la cabeza de las personas de la organización, se producen disfunciones a la hora de dar servicio que anclan a los franquiciados en percepciones del tipo “cliente cautivo” que lejos de apuntar al fin “holístico” del sistema, suelen ser la semilla de problemas de comunicación muchas veces “colectivos” que se hubieran podido evitar con una buena selección o con una buena formación sobre franquicia a las personas que trabajan en central. Con frecuencia el franquiciador fundador deja precisamente por cuestiones de volumen de trabajo debidas al propio crecimiento, las tareas ejecutivas de relación con el franquiciado en manos de estas personas, con lo que el “souflé” está servido. (Independientemente pienso que el franquiciador jamás debe olvidar un cierto grado de relación con sus franquiciados)

En definitiva se trata de algo tan simple como que entiendan que están para dar servicio al franquiciado, para hacer honor a su inversión, esperanzas, ahorros e ilusiones depositadas en la enseña con su “apuesta”. Así es como añade valor una compañía de Franquicia y cómo alcanza sus objetivos de rentabilidad

Muchas veces es tan sencillo como enseñarlo, además de tener un cierto cuidado en la selección… Como es sencillo, mejor aplicarlo desde el principio, porque cambiar después una cultura organizacional es mucho más complicado.