El 10% de los españoles emprenderá en los próximos 3 años.

En efecto y según el Informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) publicado recientemente, un 9,3% de los españoles entre 18 y 64 años de edad emprenderá en los próximos tres años. Por otro lado, un 66% de ellos lo hará como oportunidad de desarrollo empresarial, mientras que un 30% emprenderá por necesidad.

Estos datos que están muy lejos de la actividad emprendedora en los países de nuestro entorno no deben dejar de satisfacernos, pero aún así representan un elevado número de personas con ánimo y capacidad para emprender.

Uno de los fenómenos más relevantes de esta crisis económica ha sido el renacimiento de la voluntad emprendedora y su fomento por parte de la iniciativa privada, más allá de los programas que apoyan las administraciones públicas. Si bien, se evidencia un aumento de empresas creadas por personas desempleadas o con serias dificultades para incorporarse al mercado laboral que en numerosas ocasiones, no son lo suficientemente competitivas como para prolongar sus actividades.

La edad media de los emprendedores es de 39 años y destaca que aquellos que se sitúan entre 35 y 44 años de edad se muestran más propensos a emprender que los de otros rangos. También la mayoría son hombres, aunque la diferencia entre hombres y mujeres se reduce ligeramente.

Pero,  ¿Cuántos de estos emprendedores desembarcarán en la franquicia? El informe no aporta ningún dato en este caso. Supone un auténtico reto y también una oportunidad, para todas aquellas empresas franquiciadoras innovadoras y solventes, acceder a este inmenso potencial de emprendimiento.

Nuestra obligación es no defraudar al mismo y ser capaces de ofrecer modelos de negocio exitosos, desarrollados y con garantías de continuidad.