por Eduardo Tormo

Hoy se ha abierto el Salón Mi Empresa en Madrid, organizado por Creaventure y con Sebastián Chartier al frente del mismo. Durante el tiempo en que se ha fraguado este salón he podido asistir en primera línea a la forma en que un verdadero emprendedor con apenas estructura y escasos recursos consigue dar vida a este evento, que sigue el modelo francés del Salon des Entrepreneurs. Su esfuerzo, su trabajo y su dedicación han sido encomiables. También los resultados.

Pero cuando uno se pone a comparar y se fija en qué ocurre en otros países donde el apoyo al emprendimiento es fundamental, incluso en otras comunidades, no deja de sorprenderse. No sólo las Administraciones Públicas en general no han apoyado este evento mas allá de las palabras y de las siempre vanas promesas, sino que una de ellas se ha permitido copiarlo de forma descafeinada, mal desarrollada y con el evidente derroche de presupuesto que en breve observaremos.

Me reafirmo en que estosololoarregamosentrenosotros, y basta ya de protagonismos no deseados. Queremos trabajo, esfuerzo y apoyo. No fotos de inauguraciones, declaraciones huecas y departamentos de relaciones públicas.

Creaventure y Sebastián 10 – Administraciones 0.