Estoy absolutamente encantado con la edición de este año de la Feria de Franquicias de Madrid, Expofranquicia.

Hacía varios años que no se veían los pasillos de Expofranquicia llenos, y sobre todo llenos de personas interesadas seriamente en dar pasos adelante, de encontrar propuestas de negocio interesantes. De hecho, en el Stand de Crescenda no paramos de atender interesados, que en su mayoría tenían la intención pero no el concepto claro. Para eso estamos.

El éxito de Expofranquicia 2010

Por cierto, si ya había competencia entre ferias, este año además nos ha tocado competir contra la Feria de Sevilla, que si bien el objeto no es el mismo, sí es cierto que ha sujetado a sus locales y se han visto menos andaluces en la nuestra. De hecho, de Sevilla no he visto a nadie. Igual es que no me he fijado lo suficiente. Y conste que lo digo desde la más cochina envidia, que ya me hubiera gustado estar algún día allí.
Expofranquicia Madrid
No quiero dejar pasar la oportunidad de mencionar a los que estuvieron, a los que no estuvieron y a los que opinan sin siquiera haber estado. Pues a ver si sus señorías se gastan el dinero, que criticar gratis ya no cuela. Ni se imaginan la autoridad que da criticar desde un espacio que te ha costado.

Incluso, este año había un banco. No una entidad bancaria. Un banco de sentarse, donde un “figura” había posado su base, y desde allí visitaba los Stands de las marcas para venderles servicios. Me pareció brillante. Fíjense en el “modus operandi”: Haces que te invite alguien, te llevas un maletín lleno de dossiers. Te buscas un banco donde apoyarte, y consigues llegar a las marcas rápidamente y gratis. Ya en el colmo de la habilidad, te vas a Lizarrán que siempre están dispuestos a proporcionarte una cerveza fresquita y un pincho. Así no gastas en dietas. Brillante.

Me gustaron las conferencias. Hubo mucha concurrencia, y se trataros temas interesantes. No me gustó , y ya lo he comentado en otros posts, el ansia de asfixiar sectores abriendo 30 marcas de lo mismo, sabiendo que la curva de rentabilidad y ciclo de vida de un negocio es inversamente proporcional al oxígeno comercial de su entorno. Y eso pasa en todos los sectores. Este año le ha tocado a la estética, especialmente a los tratamientos. La gran ventaja es que el año que viene, si vemos un feo por la calle , será de casualidad.