He leído recientemente un artículo publicado en www.elblogdelafranquicia.com escrito por Josan García que me permito compartir y debería ser conocido por todas aquellas empresas que se inician en la franquicia.

El título del mismo es: Lanzamiento de franquicia: Principales errores,  donde hace referencia al elevado índice de fracaso de las nuevas franquicias y expone los motivos.

Comparto plenamente todo lo que expone Josan sin pero, ni matización alguno. No tan solo lo comparto, sino que todos aquellos que me siguen o han tenido ocasión de compartir conmigo, en público o en privado, a lo largo de todos estos años me habrán escuchado repetir múltiples veces idénticos argumentos. No obstante, su claridad de exposición resume perfectamente lo expuesto y lo hace de forma concreta y con un lenguaje claro y directo.

Es cierto que todos los años aparecen nuevas empresas franquiciadoras y de la misma forma que aparecen, tal y como personalmente he expresado formal e informalmente (lo hago formalmente todos los años), “discontinúan” posteriormente un número importante de las mismas.

Las causas de su “discontinuidad” no voy a detallarlas por no extenderme en demasía, están expuestas claramente en el libro Crecer en Franquicia– que recientemente presenté, en el apartado: Aspectos críticos de la franquicia (donde se mencionan suficiente y críticamente las 10 principales razones, además de otras más). Todo aquel que esté interesado y quiera conocerlas puede solicitarlas o las encontrará en el libro (perdón por la publicidad).

Básicamente, me atrevo a expresar en la línea de Josan el hecho de que franquiciar es una de las opciones que permite crecer empresarialmente con menos recursos, pero también es cierto que, menos recursos no equivale a no disponer de los mismos y fiarlo todo a la expansión.

Y es aquí donde surge uno de los grandes problemas.

Son demasiadas las consultoras como expresa entre líneas Josan (la interpretación es mía) que “garantizan” y ofrecen una “expansión ilimitada” a empresarios con pocos recursos y escaso conocimiento del sistema. Esta puede lograrse a través de los múltiples contactos con inversores de las susodichas consultoras, sus amplias capacidades y sus bases de datos. Poco o nada se expresa acerca de la realidad y de todo aquello que es necesario. Y este es un discurso que gusta escuchar a todos aquellos que desconocen el sistema de franquicia.

Lo real es que si analizamos en detalle la amplia red de contactos de dichas consultoras, su acceso real a inversores, las capacidades disponibles y la calidad de sus bases de datos nos llevaríamos demasiadas sorpresas y algún que otro susto.

Entonces ¿por qué no se dice toda la verdad? y se expone a un empresario, con independencia de su capacidad económica inicial, que la expansión de una franquicia es lenta (más en estos momentos), hace falta preparación previa (un proyecto de franquicia en consonancia), se requieren unos requisitos previos que deben cumplirse, hay que tomárselo en serio, hay que invertir en función de los objetivos y medios disponibles, y hay que apostar de verdad por el sistema (tener fe como expresa Josan).

Si mi negocio es exitoso, aporta innovación, el modelo de franquicia está bien construido y como empresario soy consciente de los pasos a dar, los resultados no hay duda de que llegarán. Posiblemente no tan pronto como a todos nos gustaría. Pero es mejor ser realista, ser consciente de nuestras posibilidades, saber hacia donde vamos y construir sólidamente nuestra marca, que desgastarnos en falsas expectativas y elevados costes de oportunidad.

Por cierto, no os perdáis ¿Necesita la franquicia española su Jeff Bezzos? También de Josan (por cierto Josan, no me siento aludido).

Auténtico de verdad.