Por Josan García

Algunos datos negativos de economía están ennegreciendo las nubes del “emprendedurismo” en las últimas fechas. La cosa hace que los que hablaban de “brotes verdes” estén escondidos debajo de alguna piedra con la cara bien roja.

Hoy mismo publicaba la Vanguardia que las PYMES españolas son las que menos crédito están recibiendo de toda la Unión Europea, concretamente el dato mostraba como el 25% de las pymes que solicitaron un crédito en España vio su solicitud rechazada por el banco, mientras que otro 28% sólo consiguió un importe inferior al que necesitaba. El lunes leo como el Blog de Marc Vidal se hacía eco de algunos datos sombríos publicados por el INE, el sector servicios no deja de caer (casi 18 % el último año) y en el sector industrial en los últimos 24 meses las ventas han caído el 39 % .

A pesar de este panorama, veo cada día como los franquiciadores que conozco luchan, buscan alianzas y combinan estrategias nuevas para intentar mejorar o subsistir. Incluso veo y hablo con gente salida del sistema por la propia crisis, empezar nuevos proyectos con ilusión, ganas e ideas nuevas, por supuesto sin ninguna ayuda.

Sin embargo esa no puede ser la norma. No podemos luchar contra marea “sin ayuda” en los dos años y medio largos que ya dura esto.

La Franquicia representa muchos miles de empleos ( directa e indirectamente casi el 8 % de la población activa) y en volumen de negocio casi el 5 % del PIB, y los más importante, son negocios productivos, no se trata de la automoción o determinadas industrias ineficaces y poco o nada rentables que sólo pueden subsistir a base de subvenciones estatales concedidas simplemente por representar una cantidad menor a la que el Estado debería pagar en subsidios de desempleo y pérdida de cuotas a la Seguridad Social. El sistema de franquicia genera empleos con baja inversión al alcance de muchos, y a la vez nutre economías de escala de grandes empresas. Es completo y deseable para la economía del país.

Eso debiera ser suficiente como para que el sistema dejase oír su voz, porque somos una parte de la solución del problema de generación de riqueza que genera el país, seguimos aperturando, menos que antes, cierto, pero se venden franquicias,¿que otro sector puede presumir de aperturas y de empresas nuevas?. Somos un sistema al que no amedrenta la “bestial” bajada de ventas y de consumo de estos dos años.

El sistema de Franquicia se debe dejar oír. ¿Quién debe hacerlo? Doctores tiene la Iglesia, no es mi misión señalar a nadie. Pero quién tenga la responsabilidad institucional de hacerlo que lo haga ya!!! Si una parte de la economía española merece ayuda porque puede ayudar, esa es la Franquicia. Que se oiga la voz “Franquicia” en el gobierno ya, que se legisle, que se apoye, que se invierta, en definitiva que nos den lo que dan a otros que no lo merecen. la Franquicia si.

Queremos programas especiales de ayuda para Franquiciadores del Gobierno…y de los bancos!!!
aunque para eso nosotros también tenemos que hacer nuestros deberes, pero de eso hablo el próximo día.
FCFXNZV8T7HP