Por Josan García

Escribía el otro día en mi blog (Perfiles franquiciados) lo bueno que era que se hablase de perfiles pero a la vez me quejaba de la aceptación de perfiles aun excesivamente primarios ( nivel de inversión, sexo, experiencia previa, comercialidad), es decir, parámetros demasiado genéricos y alejados de las competencias y habilidades personales claves que precisa de forma característica el franquiciado de cada enseña.

Para no caer en la inconcreción me parece interesante la remisión a un ya viejo artículo del profesor John Stanworth titulado “developing a diagnostic questionnaire as an aid to franchisee selection” (Desarrollo de un cuestionario de diagnostico para ayuda a la selección de franquiciados, en traducción libre). Para despejar dudas en la introducción al artículo dice algo tan interesante en sus objetivos como lo siguiente:

Elegir un franquiciado es menos difícil que gestionarlo después, porque ya tienes que convivir con tus errores -tempranos- con gente que escogiste cuando la urgencia de un crecimiento rápido primaba sobre cualquier otra consideración”

Establecido eso, el artículo hace un interesante repaso del coste de conversión de los contactos ( cuando uno aprende a calcularlo suele precisar un vaso de tila para calmarse) y da una vuelta sobre los errores más típicos en la selección ( que se parezca al franquiciador, los perfiles instintivos, seleccionar parejas,etc..) muy descriptivos.

A lo que probablemente hoy nos interesa a tenor de nuestro post es la mención a algunos aspectos relativos a como identificar las competencias y habilidades que se deben escoger para cuadrar con el perfil, mucho más allá de las genéricas. En este sentido el consejo es tan simple como “escoger a los mejores” y eso se hace sencillamente viendo que tienen en común tus mejores franquiciados y a partir de ahí crear la plantilla del cuestionario, ( curiosamente una parte del cuestionario se dedica específicamente a comprobar la condición más genérica de “franquiciado” del candidato).

En definitiva que si uno no está muy puesto en la disciplina de la” selección” el artículo me parece muy interesante ( más bien oro puro), y aunque es esfuerzo de implementación sobre la típica cultura del “si respira pa dentro” parece importante y si se quiere costoso, más costoso me parece como decía el otro dia:

“cuando el perfil escogido es aleatorio y desconocido, lo antagónico se demuestra como inadaptable a la metodología y al proceso base de la franquicia y lleva o al fracaso de la unidad y el franquiciado o lo que es peor, a una convivencia irrentable dentro de la enseña, que cuando es de muchos, lleva al desgobierno o a la lucha constante que pivota alrededor de una incomprensión entre caracteres incompatibles”

En conclusión, que escoger si, pero escoger bien, y ello conlleva un esfuerzo de trabajo ( ver que me interesa y como adaptarlo a mi busqueda” y aunque eso sea un esfuerzo, más caro será gestionar después lo inadecuado. Así de simple.