Por Eduardo A. Tormo

Hoy uno menos. 35 días para Expofranquicia. Cada vez más cerca.

Un punto de inflexión en el que nada cambia, pero nada permanece igual. Porque los certámenes feriales ya no son lo que eran, pero siguen siendo lo que son. Un momento de encuentro, de oportunidades, de empresarios, de emprendedores, de intereses comunes, de puntos de vista, de ideas, de experiencias, de novedades, de presentaciones…

Y este año Expofranquicia incrementa el número de expositores, lo que a todas luces es un signo de cambio de tendencia no respecto al certamen en sí, sino a la propia posición y pujanza del sector. Y estoy convencido de que el número de visitantes también se incrementará. Por lo menos así es lo que se anticipa. De hecho la demanda de franquicias no cesa de incrementarse, con independencia de las limitaciones conocidas en materia de financiación.

Deberes que quedan por hacer. Algunos.
Entre ellos cabe destacar sólo dos por su importancia y significado: la mejora continua en la profesionalización y gestión de las centrales de franquicia y un mayor enfoque en el punto de venta. Ambos serán tratados en el Tormo Franchise Forum del día 5 que tiene como titulo: La franquicia, un modelo ganador.

En cualquier caso, en 35 días podremos disfrutar del cara a cara, de los encuentros imprevistos, del ambiente propio de un certamen que se crece y del encuentro siempre favorable entre emprendedores e inversores.