Ya hay otras mentes que han hablado de lo que puede ser 2011.  Su intento por ser medianamente optimistas ( a más no se han atrevido) es loable por esa teoría de no caer en el desánimo y hablar de lo positivo, así que a mi me toca un papel de Pepito Grillo que no me va nada, ni me gusta pero al que parece que me ha tocado por ausencia de otro que lo haga.

Parece que 2011 va a ser lo que va a ser, y aunque a mi “tampoco” me gusta hablar de cosas malas, creo sinceramente que bueno no va a ser. Pensar mucho no hay que pensar mucho, la cola interminable de parados lastra el consumo que es la principal locomotora del PIB, lo que obliga para mantener las ventas a margenes más estrechos y muchas veces eso no es suficiente. Esto combinado con la ya innegable falta de “liquidez bancaria” y su consecuencia en la aprobación de créditos a la PYME afecta de forma significativa al mundo de la franquicia 2011. En definitiva que aunque ciertamente va a continuar habiendo aperturas, porque el sistema existe y el crecimiento es su razón de ser, la realidad es que los margenes van a dar para poco o muy poco, y exceptuando situaciones puntuales de cadenas en condiciones atípicas, a los demás les toca sufrir.

Obviamente de manos cruzadas no se va a querer quedar nadie, y todos los franquiciadores van a querer hacer algo, ( eso si, con pocos recursos). A mi entender ese algo tiene que ver con subir las ventas ( con mantenerlas casi que ya vale) de las unidades franquiciadas, y eso implica un trabajo claro de:

  • Control de las operaciones en la unidad ( se trata de eficiencia y ayuda, no de vigilancia)
  • Asistencia al franquiciado, ( atención, linea directa y soporte, especialmente en sus problemas en tienda y en suministro de productos)
  • I+D en marketing a la busca de mejores opciones de oferta al cliente (pricing incluido)
  • Mejora en la comunicación con el franquiciado que ahora se halla en una situación complicada que no se representó mentalmente cuando compró la franquicia 2011.

En definitiva, hablo de una orientación a la eficacia y a la eficiencia que si bien no olvide la expansión, no piense en ella como algo “salvador” de la cuenta de explotación.

Estoy absolutamente seguro que mi post, no gusta, que es antipático y que otros sonarán mejor, lo admito. Pero con total sinceridad creo que esto es lo que va a haber en 2011 y más allá de momento, así que me parece más inteligente aceptarlo y trabajar con esos parámetros que ilusionarse con una situación que no va a venir…pero que si viene mejor.

Mi sentimiento y esperanzas quieren estar equivocados, pero mi razón y mis datos no dicen lo mismo. Lo siento.

Al final sólo se trata de trabajar con lo que hay, y para eso se puede tener ánimo igual, adelante pues!!!