¿Dónde están los hombres buenos de la franquicia?

25 mar, 2010

¿Dónde están los hombres buenos de la franquicia? Esta es la pregunta que lanzaba Alfonso de Borbón hace escasos días. Con motivo de la celebración de una nueva edición de Expofranquicia mantuve una entrevista con su director en la que se lamentaba de que en tiempos duros nadie diera la cara por el sistema: “Parece que muchos empresarios de prestigio se han borrado de la franquicia. No opinan, no dicen nada, están encapsulados a la espera de que esto pase, pero se equivocan, es el momento de hacer cosas”, insistía con esa vehemencia contenida que le caracteriza.

No pude evitar recordar que unos días antes cinco empresarios o ejecutivos curtidos en el sistema se enredaran en similar pensamiento, en esta ocasión sobre la importancia de que el sector se haga oír con una única y clara voz en los círculos del poder. Pero recalco lo de enredar, porque antes de caer en este recurrente tema –aparece cada vez que se plantea una mínima reflexión sobre la franquicia–, estaban compartiendo con la revista ‘Franquicias Hoy’ sus opiniones sobre los efectos estructurales que esta larga crisis está teniendo en la forma de hacer franquicia. (Antes de continuar con el tema que nos ocupa, permítanme cerrar esta licencia publicitaria invitándoles a leer nuestro reportaje resumen sobre esta mesa redonda en el próximo número de abril. Pero lo prometido es deuda, vamos al tema sin más dilación).

Todos sabemos que una de las grandezas del sistema es su ductilidad para adaptarse a cualquier sector empresarial, lo que no teníamos tan claro es que en muchas ocasiones se convierte en un inesperado enemigo. También sabemos que “sálvese quien pueda” es uno de los mandamientos más útiles del mundo de la empresa, pero no somos tan conscientes de que cuando de dar la cara se trata, los grandes nombres del sector prefieren hacerlo mucho más por los problemas que atañen a su actividad, que por el sistema que les ha permitido construir sus imperios. Y es ahí donde estriba el problema.

Durante estos dos últimos largos años se echa de menos que alguno de esos prohombres de la franquicia (si alguien quiere feminizar el sustantivo puede hacerlo) se dejen oír. Quizá sus opiniones puedan servir para que Gobierno y Administraciones tomen en consideración este modelo para los múltiples planes de reactivación empresarial en que trabajan, siguiendo el ejemplo de la Comunidad andaluza en donde se destaca a la franquicia como una de las mejores fórmulas para modernizar el comercio tradicional.

En la citada mesa redonda, Emiliano Bermúdez insistía en que para desbloquear la situación en España “lo que hace falta es crear medio millón de pequeñas y medianas empresas”. Con estas palabras, Bermúdez –que vuelve a ganar visibilidad para el sector en su nueva etapa pilotando Donpiso– reivindicaba la figura de la franquicia “como hacedero de empresas”. Llevar este mensaje hasta la clase política es vital.

De ahí la importancia de que los grandes del sector aprovechen su auditorio para mojarse por la franquicia y sus comentarios sirvan para acelerar ese proceso de concienciación. Esa frase tan manida por los empresarios americanos de “devolver a la sociedad algo de lo que nos ha dado”, al margen de la RSC también se practica fomentando la cultura del emprendimiento.

Presunciones de lo que es franquicia

17 mar, 2010

A pesar de la mejora en el último lustro en la calidad de los contactos respecto a que es franquicia y que quiere decir, lo cierto es que aún existen muchos candidatos que se acercan al sistema con lagunas claras de lo que el sistema supone.

Conceptos erróneos: que es franquicia

Dos son a mi entender las presunciones erróneas que aún imperan por el mundo “candidatil”

Para muchos aún, todavía parece claro que franquicia es garantia de ventas y por ende de éxito empresarial, que basta con invertir en un modelo de negocio probado y esperar los rendimientos de éste. Lo cierto es que franquicia si aporta un modelo de negocio probado, pero el entorno y las características del franquiciado junto con su actitud son variables que forman parte de la ecuación y que la pueden perfectamente llevar al rojo o al negro, así que cuando las cosas no van bien en franquicia, hay que chequear todos los parametros de la ecuación y no sólo el modelo de negocio del franquiciador, ( que por descontado también puede estar mal).

Aquí lo que debe entender un candidato es que esto se construye entre todos, franquicia es compartir una ventaja competitiva en la forma de hacer y el coche modelo de negocio no funciona sin la gasolina del franquiciado, su actitud, ganas y capacitación son también ingredientes que decantan la balanza hacia un lado y hacia otro. Y creo sinceramente que eso un candidato lo debe saber antes de entrar en el sistema. Algunos franquiciadores lo cuentan, otros no, y algunos franquiciados los escuchan y otros no lo quieren escuchar o cuando las cosas van mal pretenden haberlo olvidado, pero lo cierto es que este es un sistema que funciona con los dos, así se creó y en consecuencia los dos deben ser adecuados.

La otra “presunción” mal entendida de muchos candidatos es que cuando la franquicia aprovisiona de producto lo hace o tiene la obligación de hacerlo, a los mejores costes posibles aprovechando las sinergías de la propia economía de escala. En primer lugar y para desmitificar cosas, decir que no hay ninguna norma de derecho positivo que diga tal cosa ni contrato que recoja ese pacto, sencillamente que es franquiciaporque el franquiciador no provee mejores costes, provee de un sistema o modelo de negocio probado del que si se cumplen las normas lo normal es que se gane dinero, y desde ese punto de vista es totalmente irrelevante el coste de la materia prima con la que aprovisiona para garantizar la calidad del sistema.

Lo importante es que el sistema se siga y que se gane dinero con él, y eso no depende tanto de los costes como de que se consigan las ventas necesarias para obtener la rentabilidad prevista.

Para mal pensados diré que en ningún caso entiendo que se pueda “apabullar al franquiciado” con aumentos constantes en el precio de los aprovisionamientos de materia prima a la unidad, eso sencillamente ni me parece una práctica franquiciadora, sino más bien una mala práxis de distribuidor a comprador cautivo que no es propia del sistema de franquicia, sino de malos distribuidores de producto.

Con independencia de ello, es cierto que para garantizar la calidad del servicio de la unidad franquiciada, el franquiciador se ve obligado a aprovisionar como forma de asegurarse de que el sistema funciona igual en todos lados , lo cual a veces ocasiona que el franquiciado se vea cautivo del aprovisionamiento (normalmente cuando las ventas van mal) e incluso que se cuestione los precios y márgenes de transferencia de la materia prima. Habrá quién tenga razón y quién no, hay que ver cada caso pero no olvidemos que franquicia es “dar servicio (marca, formación y know-how) a cambio de royalties” y que el aprovisionamiento no es nada más que otro negocio al que por circunstancias del sistema algunos franquiciadores se ven abocados, lo cual no hace ni ladrones a unos, ni tontos a los otros.

Es simplemente que la guerra no esta en los costes…está en las ventas y cuando las ventas bajan, claro, se pueden recortar los costes, pero ese no es el negocio.

Nuestra experiencia en Redes Sociales

16 mar, 2010

por Eduardo Tormo

Debo reconocer que hasta no hace mucho tiempo pertenecía al grupo de aquellos que veíamos las redes sociales como algo ajeno a uno mismo, poco útil y, si se me permite, hasta con cierto pudor. ¿Cómo voy a estar yo en una red social?, ¿Pensarán que estoy buscando trabajo?, ¿Puede afectar negativamente a nuestra empresa?.

Es aproximadamente hace algo más de tres meses cuando, paseando periódicamente por la evolución de las empresas en otros países, me di cuenta de verdad del potencial que tienen las redes sociales y de la forma en que establecen su comunicación con el mercado, y también cómo generan negocio directo o indirecto.

Desde entonces hasta ahora, hemos concentrado nuestra presencia en Facebook, Linkedin y Twitter. Cada una de ellas tiene sus connotaciones y su propia forma de ser gestionada.
Me decido a escribir estas líneas coincidiendo con los inmediatamente 1.000 seguidores que tenemos en Facebook, los cerca de 500 en los diferentes grupos de Linkedin y los más de 100 en las dos direcciones de Twitter.

Hoy estamos inmersos en la gestión y diferenciación de cada una de las marcas que vamos a seguir integrando en las redes, y vamos también a abordar la inclusión de nuevas herramientas que nos permitan ampliar no sólo la información disponible, sino también la forma en que la suministramos.

Nuestra experiencia en este espacio de tiempo ha sido altamente beneficiosa, pues nos ha permitido dialogar en un espacio abierto y dinámico con cada uno de nuestros seguidores. Hemos logrado llegar a muchos más, gracias a nuestras alianzas y somos conscientes del impacto positivo que está generando en todo nuestro entorno. También nos ha generado negocio.

Estamos sólo en los inicios y nuestra estructura ya está preparada internamente para empezar a abordar los nuevos retos, asi como con la capacidad de poder transferir nuestras experiencias a las empresas del sector con la creación de Tormo Interactive, liderada por los integrantes de nuestro equipo.

Para aquellos que estéis interesados, nuestros enlaces son los siguientes:

En Facebook

Tormo & Asociados en Facebook
Club de la Franquicia en Facebook
Fundacionred en Facebook

En Linkedin

Grupo La Franquicia en Linkedin
Grupo Directores de Expansion en Linkedin

En Twitter

Gofranquicia en Twitter
Tormo & Asociados en Twitter

Dónde están las Administraciones Públicas que apoyan al emprendedor

10 mar, 2010

por Eduardo Tormo

Hoy se ha abierto el Salón Mi Empresa en Madrid, organizado por Creaventure y con Sebastián Chartier al frente del mismo. Durante el tiempo en que se ha fraguado este salón he podido asistir en primera línea a la forma en que un verdadero emprendedor con apenas estructura y escasos recursos consigue dar vida a este evento, que sigue el modelo francés del Salon des Entrepreneurs. Su esfuerzo, su trabajo y su dedicación han sido encomiables. También los resultados.

Pero cuando uno se pone a comparar y se fija en qué ocurre en otros países donde el apoyo al emprendimiento es fundamental, incluso en otras comunidades, no deja de sorprenderse. No sólo las Administraciones Públicas en general no han apoyado este evento mas allá de las palabras y de las siempre vanas promesas, sino que una de ellas se ha permitido copiarlo de forma descafeinada, mal desarrollada y con el evidente derroche de presupuesto que en breve observaremos.

Me reafirmo en que estosololoarregamosentrenosotros, y basta ya de protagonismos no deseados. Queremos trabajo, esfuerzo y apoyo. No fotos de inauguraciones, declaraciones huecas y departamentos de relaciones públicas.

Creaventure y Sebastián 10 – Administraciones 0.

Estosololoarreglamosentretodos?

2 mar, 2010

Por Eduardo Tormo

Observo iniciativas recientes. Algunos apuntes.

Diferentes profesionales, empresarios y directivos se embarcan en un proyecto: estosololoarreglamosentretodos.org que supera en pocos días los 40.000 seguidores en la web y 23.000 en Facebook con una inversión conjunta de 4 millones de euros.

Sebastian Chartier es capaz de crear el Salón Mi Empresa partiendo desde muy poco, con apenas estructura y con una gran ilusión, esfuerzo y capacidad de trabajo. Se celebra los próximos días 9 y 10 en el Palacio de Congresos de Madrid y sorprendéos: más de 80 expositores, más de 200 ponentes y múltiples acontecimientos con una afluencia prevista entre 6.000 y 10.000 visitantes.

Las redes sociales avanzan imparables. Puedo anticipar por experiencia directa que son rentables. Nuestra empresa crea y lanza en los próximos días Tormo Interactive para el sector franquicia. Se crea el Hub Madrid, un espacio para emprendedores que hay que conocer y que en menos de 5 años ha abierto sus puertas en más de 20 capitales europeas.

Están sucediendo cosas nuevas demasiado deprisa. Y todos los que formamos parte de la franquicia, en muchas ocasiones encerrados en nuestras empresas, no las percibimos. Se inicia un momento en el que considero imprescindible los encuentros interempresariales de forma regular e informal, y donde puedan compartirse experiencias e iniciativas. Cada empresa es distinta, cada empresa tiene su propia problemática, pero cuando dos o más empresarios comparten un espacio común son muchas las ideas que pueden surgir y muchas las experiencias que pueden proyectarse. Es lo que ha pasado con estosololoarreglamosentretodos.org.

Por qué en estos momentos, en que nuestras situaciones son diversas y disminuyen los candidatos a franquiciado con suficiente capacidad económica, no compartimos experiencias y mantenemos encuentros interempresariales de forma regular, proyectando ideas conjuntas. O establecemos una campaña entre todos tipo lafranquiciaesunasolucionalempleo.org.