Sin ánimo de polémica

27 jul, 2009

Llega a mis manos un reciente comunicado de prensa emitido por una empresa que se refiere a sí misma como la firma de mayor crecimiento y penetración en España y les aseguro que no es la nuestra. Aquellos que me rodean me preguntan cómo es posible. No termina aquí el comunicado, también indica sin ningún prejuicio ni falsa modestia que el mejor asesoramiento para franquiciadores lleva su propio nombre: el de la citada consultora. Y como colofón aseguran haber prestado servicios a 400 empresas radicando la clave de su éxito según las propias palabras de su director en “darles el consejo individual que necesitaban” y sigo citando textualmente “por desearlo, así lo hicimos”. Ante esta afirmación me pregunto que pensaran las múltiples empresas que vienen confiando año tras año en nosotros.

Sigue a todo lo expuesto toda una serie de afirmaciones gratuitas en las que se comparan con quien entienden oportuno, y no creo necesario indicar el resultado de dichas comparaciones, para finalizar cerrando con unas palabras del escritor Pablo Coelho que seguramente hubiera preferido no ser citado.

Les indico que ante la duda que esta noticia me ha generado he solicitado los informes comerciales de nuestra propia empresa y sus diferentes sociedades y también los de la referida que por prudencia no mencionaré.

A la vista de los mismos hay muchas cosas que no son posibles pues tras un simple razonamiento matemático los números no acaban de salir.

Me explicaré:

En España operan cerca de 1.000 empresas franquiciadoras. Conozco los proyectos empresariales desarrollados por nuestra firma a lo largo de 17 años de actividad. Existen otras empresas, entre ellas Barbadillo y Asociados. No es posible de ninguna forma que la referida haya podido desarrollar 400 proyectos empresariales como se atribuye. Es totalmente inviable.

Pero les diré más. Nuestra estructura de personal donde no me extenderé en sus cualificaciones, ni experiencia porque son obvios al contrario que manifiesta dicha empresa es actualmente de 92 personas en plantilla. Alguna menos que el ejercicio anterior. En el caso de la empresa comentada según el informe comercial es de 12 personas. Puedo asegurarles que es de todas formas imposible prestar el mínimo nivel de servicio al número de empresas mencionadas con la citada estructura aunque trabajaran 7 días a la semana en jornadas ininterrumpidas.

Pero lo más concluyente y así lo indican los informes comerciales a disposición de quienquiera conseguirlos en axesor.es (entre otras opciones), es que durante los tres últimos años la facturación de nuestro grupo empresarial es cercana a los 20 millones de euros. La empresa de referencia no llega a los 3 millones de euros brutos y por múltiples conceptos en tres ejercicios.

Si además calculamos que no más del 60% de dicha cifra ha sido facturada en proyectos de consultoría, el valor medio de cada proyecto se sitúa en torno a los 3.000 euros, mientras que si no contabilizamos personal administrativo, comercial, comunicación… cada consultor ha tenido que soportar individualmente más de 60 proyectos y debo expresar que en cada proyecto empresarial de franquicia es necesaria la presencia de entre tres y cuatro consultores durante más de cuatro meses, además del equipo legal para garantizar su viabilidad y la necesaria calidad y garantía del mismo. Sin comentarios.

Como cierre ni el Ebitda es brillante, ni los beneficios acumulados en los últimos tres años superan los 40.000 euros según los mismos informes comerciales. Todo ello, podría justificarse con inversiones realizadas, pero tampoco, pues no han tenido capacidad operativa por lo que la noticia no tiene base, argumento, ni justificación.

Siento tener que expresarme así. No es mi estilo. Es más, he querido hacerlo personalmente porque la consultoría es algo muy serio y noticias como esta ponen en cuestión a todo un colectivo e inducen a equívocos desafortunados en las empresas.

En ningún caso quiero que se entiendan estas líneas como una crítica a la mucha o poca facturación de una empresa. Tan solo trato de expresar a través de la información obtenida y comparada en los informes comerciales la inviabilidad de lo expuesto en un comunicado público de la propia empresa y el cuestionamiento que se hace a todo un colectivo sin base objetiva ninguna. Personalmente, no sé si nuestra empresa ofrece la mejor calidad o no. Si puedo afirmar que cada día intentamos hacer las cosas mejor y aprender de nosotros mismos y de nuestro entorno. Afirmaciones como las comentadas son gratuitas, irrelevantes, tienden al equívoco y ofenden a los profesionales.

Porque ser consultor en franquicia es una cosa. Ser una empresa de consultoría en franquicia es otra. Quedarse a medio camino es contraproducente. Y en cualquier caso, de la consultoría en franquicia depende no solo el éxito empresarial de las empresas que la contratan y que deben pagar en función de los servicios y capacidades que van a recibir, pues se juegan su futuro, sino que depende también la viabilidad y la responsabilidad sobre los múltiples franquiciados que posteriormente se integrarán en las mismas.